Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

martes, 29 de julio de 2014

Mezquita Árabe (Elche, Alicante) CA-336


Localización:
La antigua Mezquita Árabe se encuentra situada en el centro histórico o casco antiguo de la ciudad alicantina de Elche, en la comarca del Baix Vinalopó.

Localización en Google Maps

 Su ubicación es la actual Basílica Menor de Santa María, edificio emblemático de la ciudad, y donde se celebra anualmente, en el mes de Agosto, la representación teatral cantada del mundialmente famoso Misteri d´Elx. Se encuentra en las cercanías de La Calahorra, El Castillo-Palacio de Altamira y de los restos de las Murallas de Elche, por lo que no hay problema alguno en llegar hasta la misma.

Localización en el mapa topográfico
Historia:

Cuentan los códices antiguos que tras la invasión árabe de la Península, éstos llegaron a las cercanías de los territorios actuales de Elche y fundaron la primera medina islámica en forma de campamento militar y que se denominó “al-´askar”, palabra árabe que significa precisamente “campamento”. Ello debió suceder a finales del siglo IX o comienzos del siglo X.

 Tras ello, crearon una medina en lo que actualmente es la ciudad de Elche, construyendo los diversos recintos fortificados que en ella se encuentran en la actualidad.

Las murallas de Elche se enmarcan en la delimitación que hicieron los almohades a finales del siglo XI y principios del siglo XII para fortificar los alrededores de su primera alcazaba, que llevó pareja la construcción de sus diversas torres.

 De esta forma edificaron una bella ciudad  a ambas riberas del Rio Vinalopó, abastecida por una Acequia Mayor y en cuyos aledaños se cultivaron palmeras, tan apreciadas por estos pueblos dominadores del Norte de África, así como la vid. De ambos cultivos, los musulmanes producían dos de sus más preciados manjares: las pasas y los dátiles. De hecho, el Palmeral de Elche, considerado como Patrimonio de la Humanidad, tiene sus orígenes en estas plantaciones de palmeras de la época almohade.

 Se disponía en la ciudadela de unas Baños Árabes, situados en lo que hoy es el Convento de las Clarisas, en la antigua calle Mayor.  En el solar de lo que hoy es la Basílica menor de Santa María, se encontraba la mezquita aljama sobre la que se construyó la misma tras la reconquista cristiana de Elche.

 En el año 1.621, una crónica del historiador Cristóbal Sanz hace una descripción detallada de todo el recinto amurallado y de las torres, indicando de manera bastante precisa su recorrido y características. Según Sanz, la cerca de la ciudadela, almenada y construida en tapial, tenía un perímetro de mil cuatrocientos pasos y estaba dotada de barbacana y foso. La describe como una de las murallas más grandes del reino, con ocho grandes torreones más dieciséis torres pequeñas, a las que hay que sumar las ocho de la barbacana. Un total de 32 torres, entre las que destaca La Calahorra.

 Con el fin de la era visigoda, los habitantes de la antigua Íllice ( La Alcudia de Elche) se trasladaron a los actuales terrenos que ocupa la ciudad antigua de Elche, y tras la invasión musumana, fue sometida al Islám con el resto del territorio de Tudmir, al que pertenecía, hasta la Reconquista por Jaime I, quien consiguió la plaza para Castilla por las Capitulaciones de Alcaraz del año 1.241 cuando el rey de Murcia se sometería al vasallaje del entonces infante Alfonso. Sin embargo, en 1.261 estallaría la sublevación musulmana en la región y por indicación del rey castellano, Jaime I tuvo que tomar de nuevo la ciudad, lográndolo en 1.265 y pasando a manos de caballeros aragoneses y catalanes.

 Durante el reinado de Fernando IV las tropas aragonesas, aprovechando la conflictiva situación interna de Castilla, tomaron posesión de la ciudad y tras posteriores acuerdos Elche quedaría incorporada al Reino de Valencia.

 Jaime II cedería la ciudad a su hijo Ramón Berenguer, cambiando su propiedad entre varios nobles hasta que, reinando Pedro el Ceremonioso, éste cedería la ciudad al condado de Barcelona hasta mediados del siglo XV.

 A principios de del siglo XVI, el problema de la presencia mudéjar en la ciudad adquirió una gran conflictividad, agravada por las incursiones berberiscas por la costa de Santa Pola. Principalmente famoso y notorio fue el saqueo de parte de la ciudad del pirata Barbarroja en el año 1.522. A principios del siglo XVII, en 1.609, los mudéjares fueron definitivamente expulsados de Elche.

 Durante la Guerra de Sucesión, Elche se declararía partidaria del archiduque Carlos y fue saqueada por las tropas de Felipe V, y durante la Guerra de la Independencia no se libró del saqueo de las tropas francesas del general Mombrun en el año 1.812, pese a disponer de un batallón de las tropas reales.

 Finalmente, en el año 1.871, el rey Amadeo de Saboya le concedió el título de Ciudad.



Escudo de la ciudad de Elche

 Estado actual:

 Como hemos comentado, la antigua Mezquita Árabe de Elche se ubicaba en la actual Basílica menor de Santa María, dentro del recinto fortificado de la aljama almohade tras la conquista del territorio.

 Con la reconquista cristiana por el rey Jaime I, la mezquita permaneció en pie hasta el año 1.334 y, sobre ella, se edificó un primer templo católico, presumiblemente de estilo gótico y planta de cruz, que subsistiría hasta el año 1.492.

 Se aprovecharon todos los cimientos y fábrica de tapial de la mezquita musulmana, procediéndose a la construcción de un sistema de rampas, entarimados y un cielo en altura (en forma de cimborrio) para el comienzo de las representaciones del Misteri, tal y como se hacía en las representaciones asuncionistas de la época.

 En el año 1.556 se llevó a cabo una ampliación del templo cristiano, que estuvo en pie hasta el año 1.672, en el que unas impresionantes lluvias acabaron por hundirlo. Cristóbal Sanz, cronista de la época, escribió: “ El templo donde se hace la Fiesta está hecho en su fábrica de una nave tan alta que causa espanto a forasteros y parece que Nuestra Señora la sustenta para que allí se celebre su muerte y asunción a los cielos…”.

 El templo actual se comenzó a construir en el año 1.672, bajo las órdenes de Francesc Verde, sucediéndole en el cargo de maestro mayor de obras Pere Quintana, y desde el año 1.758, continuó su construcción el arquitecto Marcos Evangélico, acabando la obra en el año 1.784.

 Su planta es de cruz latina, con una gran nave central y cuatro capillas a cada lado, con contrafuertes perforados. Sobre el crucero se levanta una gran cúpula que forma parte del escenario actual del Misteri d´Elx, estando el exterior recubierto de tejas azules. Su fachada es una de las más bellas obras del estilo barroco valenciano.

 La torre del campanario de la Basílica es con toda seguridad el antiguo alminar de la primitiva mezquita, desde donde se llamaba a la oración a los musulmanes de la aljama ilicitana.

 Una vez más, los conquistadores se aprovecharon de las infraestructuras árabes para transformarlas en templos y fortificaciones cristianas, como ha sucedido en numerosos pueblos y ciudades de nuestra geografía hispana.

 Galería fotográfica:





















domingo, 20 de julio de 2014

Poblado Musulmán del Castellar (Agost, Alicante) CA-335



Localización:
 El Poblado Amurallado Musulmán del Castellar está situado a unos cuatro kilómetros de la ciudad alicantina de Agost, en la comarca de L´Alacantí, en lo alto de una loma de la Sierra del Castellar, y cuyos restos corresponden a un antiguo poblado fortificado musulmán.

Localización en Google Maps

 Para llegar hasta él sólo se puede hacer a pié, por un sendero de pequeño recorrido (el PRV- 189) que parte del Parque Concepción Vicedo, al este de la ciudad. Siguiendo las indicaciones del sendero llegaremos hasta las faldas del cerro donde se sitúa el poblado. Nos desviaremos a nuestra derecha y en unos 20 minutos más llegaremos a la cumbre donde se encuentran las ruinas de esta fortificación. El tiempo total de ida y vuelta se estima en unas dos horas.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 El poblado amurallado se encuentra en uno de los parajes más áridos de la provincia de Alicante de donde toma su nombre. Está ubicado en una estribación de la Sierra del Castellar, al noreste de Agost.

 Su historia viene ligada al castillo de la localidad de Agost, que guardaba la aljama árabe de este enclave , y del que dependía en su totalidad, estimándose que tenía como finalidad la protección de la vía de comunicación de la zona alta de la sierra con la costa. Su construcción es coetánea a la del castillo de Agost, es decir, es una construcción militar árabe del siglo XI o principios del siglo XII.

 Según las crónicas de las que en la actualidad se poseen pruebas documentales, el poblado fue de cierta importancia por las tropas musulmanas que en el habitaban.

 Durante las sublevaciones musulmanas posteriores a la conquista castellana de la comarca, los amotinados se hicieron fuertes en el Castellet de la Murta, y tuvo que ser el rey Jaime II el que rindió el castillo y el poblado  para devolverlo a manos castellanas.




Escudo de la ciudad de Agost

 Estado actual:

 Su situación tan escarpada y la casi ausencia de sendas practicables que lleguen con facilidad hasta él, han hecho que este poblado quede prácticamente en el olvido.

 En la zona donde se ubica el poblado se pueden apreciar sus escasas ruinas, pero que son suficientes para indicar con exactitud las dimensiones del mismo y su estructura general.

 En la actualidad sólo quedan algunos restos repartidos por todo el contorno de la superficie que ocupaba la fortificación, donde su pueden ver algunos tramos de muralla, asi como algunos basamentos de diversas torres, hoy desaparecidas completamente. Además, se observa el antiguo aljibe musulmán que abastecía de agua, recogida en las lluvias, al poblado.

 En lo que queda de él se aprecia la fábrica de mampostería en los lienzos de la muralla y el tapial árabe de alguna de las ruinas de sus torres.

 De no hacer alguna actuación en tiempos venideros y cercanos, el poblado musulmán del Castellar tan sólo será un recuerdo muy pronto, pues al deterioro general del mismo se añaden las actuaciones de expolio que en él se practican desde hace mucho tiempo.

Galería fotográfica: